sábado, 30 de mayo de 2015

One Penny.-


En el mejor de los casos, las prostitutas ultimadas por Jack el Destripador, solían dormir en albergues cuyas camas se alquilaban por cuatro peniques la noche. Digo en el mejor de los casos, porque citando a Tom Cullen en su Libro “Otoño de Terror”, cuando no contaban con los cuatro peniques para alquilar dichas camas, terminaban durmiendo en plazas públicas, o en las escalinatas de la Iglesia de Cristo en Spitafields o bien, en el mencionado “Parque de la sarna” en cuyos bancos pasaban la noche, los desamparados habitantes del East End que no encontraban albergue. Por mi parte, he conseguido one penny de 1888. Todavía me faltan tres antes de irme a dormir.