viernes, 1 de mayo de 2015

Entrevista al Dr. Gabriel Pombo sobre Jack el Destripador.-



El Dr. Gabriel Pombo, es un reconocido escritor e investigador, autor de libros tales como “El monstruo de Londres. La leyenda de Jack el Destripador”, “Historias de Asesinos” y "Jack el destripador. La leyenda continúa". En esta ocasión, tuvo la enorme amabilidad para este blog de responder algunas preguntas formuladas sobre “Jack el destripador”, el asesino serial mas famoso de la historia.

 


1)¿Cuáles fueron a su entender las principales razones por las cuales Jack the Ripper nunca fue capturado, teniendo en cuenta el lugar reducido donde se llevaron a cabo los asesinatos (Whitechapel) y contando Inglaterra en aquella época con uno de los cuerpos policiales mas capacitados del mundo?

2)¿Considera que las reiteradas provocaciones del asesino (cartas, pistas, etc.) desorientaron a Scotland Yard al punto de entorpecer la investigación policial?

3) En su libro titulado “El Monstruo de Londres – La leyenda de Jack el destripador” da a entender que la prensa tuvo un rol relevante en la conformación de la figura legendaria del asesino. ¿Piensa que dicha injerencia de la prensa fue otro factor negativo para el esclarecimiento de los crímenes? ¿En que medida?


Sobre la primera pregunta acerca de las razones de porqué no se atrapó a Jack el Destripador pese a lo reducido del coto de caza en donde actuó y la eficacia de la policía de la época que lo persiguiera cabe señalar que pueden alegarse diversas razones.Debe considerarse el aspecto social de la época.En tal sentido cabe considerar que la policía era muy resistida y los habitantes del East End de Londres probablemente no cooperaron, y hasta puede que suministrasen pistas falsas (aunque no necesariamente se supiera quien era el asesino y lo cobijaran).
Sobre tal falta de cooperación manifiesta señalaré dos motivos: Primero.- el máximo jefe de la policia metropolitana, Gral Sir. Charles Warren, era sumamente resistido e incluso odiado por la población británica.El pasado año de 1887 Warren había comandado y ordenado una terrible represión policial en Trafalgal contra una marcha de obreros y campesinos en lo que se denominó el "Domingo Sangriento". Los policías se vieron obligados a atacar a los manifestantes y uno de estos murió y hubieron muchos heridos y arrestados, pese a que se trataba de una manifestación pacífica con fines de legítima protesta social. Segundo: En gran parte por culpa de las torpes medidas adoptadas por Warren, Scotland Yard se concentró en buscar al asesino entre los miembros pobres y marginados de Whitechapel y descartaron a individuos de otra condición socio económica, lo cual limitó fuertemente el alcance y eficacia de las pesquisas. Por ejemplo, el día siguiente al crimen de Annie Chapman, 9 de setiembre de 1888, hubieron varias redadas policiales muy violentas donde llevaron a la fuerza a las comisarías de la calle Comercial y Leeman a decenas de pobladores del distrito y los sometieron a malos tratos para después dejarlos libres por falta de pruebas. Fácil es comprender que muy poca ayuda podía esperar la policía de parte de los habitantes de Whitechapel luego de usar tales métodos. Con relación a tu segunda pregunta sobre si las presuntas provocaciones del criminal desconcertaron o entorpecieron a Scotland Yard en sus pesquisas te contesto que en lo personal dudo mucho de que las cartas fueran obra del verdadero culpable. La mayor parte de la correspondencia atribuida al asesino fue creación de bromistas ociosos. En este sentido sí puede hablarse de entorpecimiento a la labor policial pues es obvio que si la policía se vio obligada a chequear la veracidad de cientos de misivas ello provocó distracción de energías que pudieron emplearse en forma más eficaz. Tal vez la única misiva con posibildiad fuera la carta "From Hell" enviada el 16 de octubre de 1888 a George Lusk Presidente del Cómité de Vigilancia de Whitechapel. En cuanto a pistas no creo que el Ripper dejara ninguna pista adrede. No hubo pistas reales ni acertijos, tal idea es producto de periodistas y escritores sensacionalistas que fomentaron esa creencia por razones mediáticas y de venta de periódicos. Con esta respuesta creo que también respondo tu tercera interrogante sobre el papel que estimo tuvo la prensa en este caso y si la misma fue negativa para la captura del criminal. En opinión de los expertos Stewart Evans y Keith Skinner ("CARTAS DESDE EL INFIERNO", EDICIONES JAGUAR, BARCELONA, ESPAÑA, 2003) la incidencia de la prensa fue muy negativa, y estaría develada incluso la identidad de los periodistas (John Moore y Thomas Bulling) de la Agencia Central de Noticias de Londres, responsables de plagiar la famosa carta "Querido Jefe" que hicieron llegar el 29 de setiembre de 1888 a Scotland Yard y que fue la primera en llevar el seudónimo "Jack the Ripper", y a partir de la cual se forjó la leyenda del Destripador. Me remito a lo que expuse en el capítulo segundo de mi libro titulado "Jack. El asesino mediático".