jueves, 21 de julio de 2016

Personajes del Canon: The Baker Street Irregulars.-



 


Los Irregulares de Baker Street (The Baker Street Irregulars) estaban integrados por un conjunto de niños harapientos que merodeaban la calle Baker, donde Sherlock Holmes y el Dr. Watson tenían su habitación. Los Irregulares de Baker Street solo aparecen en dos de las historias del canon: “Estudio en Escarlata” y “El Signo de los Cuatro”. 
Holmes, habitualmente negocia con los Irregulares pagando una suma de dinero a cambio de información: un chelín diario por sus servicios, y una guinea por cada pista correcta. En realidad esta horda de chicos, viene a suplir a Scotland Yard, dado que Holmes no confiaba en la eficacia de las fuerzas oficiales. Para ello, recurre a esta especie de organización secreta de espías, consiguiendo información que de otra forma, le sería imposible obtener. 
¿Quién podría desconfiar de un niño que vive en la calle? 
Recordemos, que en el Londres victoriano había más de 30.000 niños abandonados o en situación de calle. Muchos de ellos se dedicaban a pequeños robos y hurtos para sobrevivir. A estos niños se los llamaba vulgarmente con el mote de “árabes callejeros”, una expresión victoriana para referirse a los niños sin hogar que deambulaban por la calle sin mayores miramientos. 
La postura de Ms. Hudson respecto de estos vagabundos es típica del contexto, ya que el ama de llaves, muestra una firme oposición a que estos estos ingresen a su casa. Imaginemos ver subir corriendo a un tumulto de impúberes sucios, por las escaleras que dan al cuarto de Holmes. Indudablemente no podía caerle en gracia a Ms. Hudson, casera del 221B Baker Street, quien se esmeraba por mantener la limpieza y el orden en aquella casa. 
En “Estudio en Escarlata”, primer relato de Holmes, es éste quien intenta poner orden a su pequeño ejército pidiéndole al líder del grupo (Wiggins) que subiera solo él a darle la información, sin necesidad que lo hicieran el resto de los irregulares. 
En “El Signo de los Cuatro” tiene que reiterar aquella directiva, ya que la habitación resulta pequeña para albergar a 12 niños malolientes ansiosos de transmitir sus informes y cobrar su recompensa. 
Cabe agregar que son mencionados en un caso más (“El Jorobado”), donde Holmes recurre a uno de ellos para recabar cierta información. Algunas consideraciónes mas, nos llevan a decir que la fama de los irregulares se traslado a la pantalla chica en dos series emitidas por la BBC.
Asimismo, otra nota de color: en el año 1934 se fundó en los Estados Unidos una organización donde se debatía y se intercambiaban apuntes sobre Sherlock Holmes. Entre sus miembros honoríficos se encuentran dos expresidentes de los Estados Unidos: Franklin Roosevelt y Harry S. Truman. Obviamente, a dicha organizacion se la llamo "Los Irregulares de Baker Street".