viernes, 5 de agosto de 2016

Personajes del Canon: Scotland Yard.-







Scotland Yard, es la denominación coloquial que recibe la Policía Metropolitana de Londres. El mencionado organismo tiene a su cargo, la seguridad y el orden respecto del Gran Londres, conformado por treinta y dos municipios londinenses. Dicha entidad, no tiene competencia jurisdiccional sobre la Ciudad de Londres, quien pese a formar parte del Gran Londres, cuenta con una policía propia (City of London Police). Su denominación nace de la ubicación del edificio de la antigua sede de la Policía, cuya puerta trasera daba a la calle Great Scotland Yard. En 1875 la referida sede se trasladó a un edificio sito en Victoria Embankment, aunque su antigua ubicación le siguió confiriendo el mote popular de Scotland Yard. 
En la ficción de Sir Arthur Conan Doyle, el personaje más relevante y sobresaliente de aquella institución, es el Inspector Lestrade, cuyo accionar es continuador de la más férrea tradición policial de Londres. Se trata del típico oficial guiado por métodos rutinarios, quien se autodefine como un hombre práctico capaz de llegar hasta las últimas consecuencias a la hora de resolver un caso. Ahora bien, leyendo los relatos integrantes del canon por orden cronológico, se puede apreciar un claro progreso en la relación de Sherlock Holmes (primer y único detective consultor) con las autoridades oficiales. Es viable pensar que Sir. Arthur Conan Doyle, con el objeto de resaltar las virtudes deductivas de su personaje, haya utilizado a Scotland Yard como la antítesis de sus procedimientos lógicos.  
En tal sentido, durante el desarrollo de los primeros relatos, los miembros de Scotland Yard ridiculizan los métodos adelantados de Holmes, quien por su parte, tiende a tratar a los oficiales como verdaderos imbéciles. En “Estudio en Escarlata”, primera novela del canon, Holmes manifiesta: “Gregson es el hombre más agudo de Scotland Yard, él y Lestrade son lo mejorcito de un grupo de torpes. Actúan con rapidez y energía, pero sin salirse de la rutina. Son odiosamente rutinarios. Además se acuchillan el uno al otro. Son tan celosos como una pareja de beldades profesionales”. 
Veintiún detectives distintos de Scotland Yard aparecen en cuarenta y dos historias, de las sesenta que integran el canon. La mayoría ellos, aparecen tan solo una vez, aunque es preciso destacar la presencia del Inspector Lestrade, quien actúa en catorce casos, el Inspector Gregson en cinco y el Inspector Hopkins en cuatro. 
Cuando Sherlock Holmes comenzó a ser una celebridad en el mundo entero, al autor le habrá parecido innecesario utilizar la imagen de Scotland Yard para resaltar los procedimientos deductivos de Holmes: su genialidad era notoria en sí misma. Por lo antedicho, el detective comienza a tener una buena relación con los agentes del orden, vinculo que se afianza durante el desarrollo del canon, caracterizándose por la camaradería, el respecto y la colaboración mutua. En la vida cotidiana, el inspector Lestrade se hace amigo de Holmes, quien lo recibe con frecuencia en las habitaciones de Baker Street. 
En uno de los casos, Lestrade manifiesta que “Nosotros en Scotland Yard no tenemos celos de usted. No, señor, estamos muy orgullosos de usted, y si usted vuelve mañana, no hay un hombre, desde el inspector más viejo al agente más joven, que no se alegre de estrecharle la mano”. 
La opinión de Holmes también evoluciona para bien respecto de Lestrade, cuando en “El Sabueso de los Baskerville” califica a su amigo inspector como “el mejor de los profesionales”. En la segunda mitad del canon, resulta evidente que los agentes de Scotland Yard, no solo dejan de ridiculizar el accionar de Holmes sino que intentan utilizar sus métodos para la resolución de las historias. En muchas ocasiones, los agentes recomiendan a la gente que consulte directamente a Holmes, quien gustosamente toma y resuelve el caso, sin figurar siquiera en las crónicas policiales de los periódicos. No le hacía falta llevarse ningún galardón, ya que a esa altura era mejor y mas famoso detective de la historia. 
Para finalizar vamos a realizar un breve bosquejo ilustrado sobre los miembros más renombrados de Scotland Yard.


Agentes de Scotland Yard:
 
Inspector Lestrade: Es consagrado como el más importante agente de Scotland Yard y que más veces aparece a largo del canon. La mayoría de los periódicos de Londres lo consideran uno de los mejores detectives de las fuerzas y en muchas ocasiones, logra llevarse lauros de casos resueltos por Holmes. Sin embargo, la colaboración es mutua y se genera una relación de verdadera amistad. 



    



Inspector Stanley Hopkins: Además de ser detective de Scotland Yard, intenta seguir los métodos deductivos de Holmes, aunque sin lograr los resultados del maestro.






Inspector Gregson: El Inspector Tobias Gregson, es mencionado por primera vez en “Estudio en Escarlata” y con posterioridad aparece en otros casos como “El interprete Griego”,  “El pabellón Wisteria” y “El Círculo rojo”. Si bien en alguna ocasión Holmes lo elogia, Watson se refiere a él como un agente capaz de moverse de forma cruel y fría, a la hora de tomar un caso. Su antítesis es el mencionado inspector Lestrade, un poco menos práctico que Gregson, pero igual de valiente. 







Inspector Bradstreet: Es un inspector de Scotland Yard que tiene participación en tres relatos cortos de Doyle:“El hombre del labio torcido”, “El carbunclo azul” y “El dedo pulgar del Ingeniero”. En los relatos es descripto como "un oficial alto, corpulento...con una gorra de visera y chaqueta elegante".